Tierra de buenos pastos para el ganado ovino, caprino y vacuno hacen que estas carnes se conviertan en el plato estrella de la mesa.

Son típicos los asados en horno de leña de cabrito y cordero que son regados con el “breve“ , salsa originaria de la Sierra Norte, elaborado con diferentes hierbas aromáticas.

El chuletón a la brasa de las terneras que pastan placidamente en la Sierra de Ayllón, los torreznos del alma, el picadillo ó la morcilla son productos de matanza tradicional de la zona.

No podían faltar los productos caza: la perdiz escabechada, el jabalí estofado, o el corzo, son la base de estos platos.

Si preferimos el pescado, la trucha de los ríos serranos es la reina, escabechada ó frita con jamón, y también el bacalao en sus diferentes formas.

En cuanto a la buena mesa tradicional la variedad es amplia: las migas del pastor con torreznos y huevo frito, las sopas de ajo, las judías con chorizo y el morteruelo son los protagonistas.

Los hongos y setas son otro referente, tanto las apreciadas setas de cardo, los boletos y los níscalos que se encuentran en los numerosos pinares y robledales de la Sierra.

Los postres son innumerables: yemas seguntinas, nueces con miel, pestiños, cuajada con miel, leche frita y por supuesto los bizcochos borrachos, típicos de Guadalajara.

La panadería y bollería de la comarca es tan extensa como los bollos de sus fiestas patronales, roscones, magdalenas, alajús, y su buen pan de hogaza bien metido en harina y el pan preñao, bollo de pan blanco con chorizo.

Hay que destacar el buen hacer de nuestros restauradores que combinan las recetas tradicionales y la nueva cocina trabajando siempre las excelentes materias primas de nuestra tierra.

 

Fuente: www.sierranortedeguadalajara.com/nuestra_gastronomia

.